Pelargonium Graveolens Flower Oil

Simmondsia Chinensis Seed Oil

El llamado aceite de jojoba es más bien una cera líquida que se extrae por prensado en frío de las semillas del arbusto Simmondsia chinensis. Este arbusto crece en la zona del desierto de Sonora, al norte de México y en las zonas desérticas de Arizona y California.

Durante cientos de años fue utilizado por los aztecas, quienes le atribuyeron propiedades mágicas.

El aceite de jojoba tiene una composición química muy similar a las ceramidas de nuestra piel. Las ceramidas del aceite de jojoba recubren las células de la epidermis regulando su hidratación.

El aceite de jojoba es adecuado tanto para pieles secas como grasas, ya que regula y equilibra el nivel sebáceo. Es efectivo en el tratamiento de espinillas, barros, puntos negros, seborrea, irritaciones y sarpullidos.

Actúa contra el envejecimiento, facilitando la regeneración de las células. Esto hace que la piel gane elasticidad, suavidad y firmeza.  En su composición también encontramos vitamina E, la cual elimina los radicales libres, que son los responsables del envejecimiento prematuro de la piel. Otro de sus componentes es el ácido linoléico el cual actúa regenerando las células de la piel.

Resumiendo, las propiedades del aceite de jojoba para la piel son:

  • Efectivo regulador sebáceo, que combate el acné
  • Rico humectante
  • Ayuda a prevenir las arrugas y a regenerar los tejidos
  • Anti-envejecimiento
  • Aporta suavidad, flexibilidad y tersura
  • Anti-inflamatorio, anti-bacterial y anti-micótico
  • Cicatrizante
  • Efectivo en quemaduras, psoriasis y ezcemas.

Nuestras Cremas incorporan este ingrediente, clica aquí para conocerlas


VER CREMAS